QUÉ CREEMOS ........

Creemos en el dios de Triune - el eternamente Uno mismo-Existente, “SOY”, el creador del cielo y de la tierra y redentor de la humanidad, manifestado en tres personas: Padre todopoderoso, hijo divino y espiritu santo. (Génesis 1:1, Juan 5:7, Juan 1:1, 4:24, Mateo 10:20, II Corintios 3:17 - 18).
Creemos en la Biblia como la inspirada, infalible Palabra de Dios, infalible en el original de autógrafos y la única regla de fe, guía para la práctica e indiscutible y máxima autoridad de la Revelación de Dios, su voluntad y su camino.  (II Timoteo 3:16 - 17, Salmos 19:7 - 11, 2 Pedro 1:16 - 21).

Creemos en la deidad de Jesucristo, la encarnación del Padre, nacido de una virgen, muy Dios de cada Dios, y por quien todas las cosas fueron creadas (I Juan 1:1-10).

Creemos en la substitutionary expiación del Señor Jesucristo, que Él, por la gracia de Dios probó la muerte de cada hombre y todos los que es necesario nacer de nuevo a través de la fe en él o se perdió para siempre. La redención se realiza por la cruz y la sangre de nuestro Señor.  "Jesucristo, por la gracia mediante la fe, creer en el corazón que Dios lo resucitó de entre los muertos. La salvación es por Jesucristo y para ninguno otro gran Dios ha exaltado y le da un nombre, que es sobre todo nombre, para que en el nombre de Jesús toda rodilla debe arco, de los que están en el cielo, la tierra y los menores de la tierra."  "Creemos además que toda lengua debe confesar que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre. (Hebreos 2:9, Juan 3:1-18, Juan 6:44-49, Efesios 2:8, Romanos 10:9, Filipenses 2:9-11)."

Creemos en la resurrección física del señor Jesús Cristo y de que él ascendió en persona en el cielo y ahora está en la mano derecha del padre como nuestro mediador, sumo sacerdote y abogado. (Actos 3:12 - 26, Juan 20, Hebreos 9:24, Corintios 15:12 de I - 28).

Creemos en el bautismo de agua y la Santa Comunión - La Cena del Señor como las ordenanzas de la iglesia para que se observe como declaración pública de la salvación a través de Jesucristo y la conmemoración de su muerte, sepultura y resurrección en la victoria sobre el demonio, la muerte, el infierno y la tumba . (Mateo 3:11,14, 26:26-29, Lucas 22:17-23).

Creemos en la personal, visible, inminente regreso de Jesucristo, tanto para sus santos y con sus santos en el reinado a la victoria. (I Tesalonicenses 4:13-18, Corintios 15:50-55, Apocalipsis 19:19-20, 20:1-6).

Creemos en la autoridad del creyente sobre el enemigo Satanás y la victoria para ser adquirida por el ejercicio de esa autoridad en los ámbitos de la liberación, la curación y la santidad. (Efesios 1:20-23, 6:10-7).

Creemos en la personalidad y la realidad de Satanás como el enemigo del Reino de Dios, los santos de Dios y del Señor, y en su última derrota por el Señor Jesucristo y el potencial derrota en la vida del espíritu lleno creyentes vestidos de la Armadura de Dios . (Apocalipsis 12:9-10, Mateo 4:2-11, Isaías 14:12-17, Juan 8).

Creemos en la autonomía de la iglesia local como una entidad independiente con respecto a los asuntos de gobierno, política funcionamiento y la disciplina. (I Corintios 5:5, II Tesalonicenses 3:6, 14-15, Hechos 11:22, Tito 1:5)

Creemos en la perpetua y continua eclesiástica valor de todos los dones espirituales para la edificación del cuerpo de Cristo hasta el final de esta Iglesia de edad, que se consuma por el regreso de nuestro Señor Jesucristo. (Efesios 4:11-13, I Corintios 12-14, Romanos 12)

Creemos en la persona divina del Espíritu Santo y Su actual ministerio a los creyentes, incluido la soberana distribución de dones espirituales, que faculta a creyentes para el servicio en la Iglesia Contemporánea (1 Corintios 12:7-11).

Creemos en Jesucristo como el soberano y dador de dones espirituales a la iglesia. Creemos además dones espirituales se dan para el perfeccionamiento de los Santos, para el trabajo del ministerio, y para la edificación del Cuerpo de Cristo y se les da sin tener en cuenta el origen étnico, clase social, o de género (Efesios 4:7-12; Gálatas 3:26-28).

Creemos en la plena autonomía de la iglesia local como una entidad independiente bajo el señorío de Cristo, a través de la autoridad pastoral, en lo que respecta a: A) el gobierno, la política, y las operaciones, Tito 1:5, Hechos 15:1 - 35, B) la disciplina , I Corintios 5:5, Mateo 18:15-17, 2 Tesalonicenses 3:6, 14-15, y C) con el valor añadido del episcopado como una cobertura. Tito 1: 5, Hechos 15:1-35.

Creemos en el valor de la terminología bíblica para el liderazgo en la iglesia contemporánea: el Obispo, Supervisor, el Pastor, Ministro, Elder, y el Diácono. Creemos que todas estas son las denominaciones de los líderes de siervo (Jeremías 3:15, Hechos 20:28, 2 Corintios 6:4, 1 Timoteo 3:1-7).

Creemos en el sector formal e intencional alabanza y la adoración de Dios Todopoderoso como uno propiamente dicho, dirigido por el espíritu, el reconocimiento empresarial y la respuesta a su persona y el trabajo (Salmo 46-50; Juan 4:23, 24).

Creemos en Jesucristo como el bautizado con el Espíritu Santo, que lleva el hombre y la mujer a la salvación, en relación con él y su cuerpo, la Iglesia. Creemos además que es el bautismo del Espíritu Santo que pone ha uno en el Cuerpo de Cristo. Todos los creyentes han sido bautizados por Cristo con el Espíritu Santo (Mateo 3:11, Juan 1:33; 1 Corintios 12:13).

Creemos en la morada del Espíritu Santo para todos los creyentes y que el Espíritu Santo verifica y valida el creyente como parte del Cuerpo de Cristo. (Romanos 8:9).

Creemos en el espíritu lleno de vida como deseable, valioso, y una cuestión de la obediencia para todos los creyentes que se manda a ser llenado con el Espíritu Santo. Reconocemos que, en el Cuerpo de Cristo, el término, “lleno de Espíritu Santo" se usa a menudo intercambiable con el término "bautismo del Espíritu Santo." Al referirse a la presencia y el poder del Espíritu Santo, como resultado sumiso de la voluntad y el deseo del creyente, que permiten el use de tales términos. Creemos que es la voluntad y el mandato de Dios que todo creyente se "llene", "camine", sea dirigido por" y "viva en" el poder del Espíritu Santo. (Efesios 5:18)

Creemos que es el deseo de Dios que todos los creyentes vivan bajo la "Divina Dirección" del Espíritu Santo. Creemos que el llenado del Espíritu Santo es un ministerio del Espíritu en la vida del creyente, que permite al creyente vivir una vida de poder, victoria y gloria a Dios (Hechos 1:8, 2:4, 4:8, 4:3)"

 

 

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Bienvenidos a los Ministerios de David y Danita Blow ©2008